PASTELERIA

PASTELERIA ANTARES

Esta es una historia más en donde el esfuerzo y la filosofía de amor por el trabajo arduo han demostrado nuevamente que cuando una o más personas emprendedoras se proponen en convertir un proyecto sencillo en una gran empresa. La historia comienza en San Luis Potosí en 1982. Irma Lucía Sandoval, ama de casa apasionada por la cocina, tuvo la idea de elaborar pasteles en casa para vender a pequeños cafés y tiendas con el fin de contribuir a la economía de su hogar en esa época tan difícil. En 1983 invita a su hermana a fabricar pasteles con más formalidad, para lo cual acondicionan un pequeño taller dentro de la casa de esta última, y los vendían sobre pedido a través de una de las ventanas, por lo que los clientes, cada vez más numerosos y espontáneos, fueron conociendo el negocio como “La Ventanita”. A principios de 1988, ante la gran demanda que ya habían alcanzado los productos de las hermanas Sandoval entre los potosinos, no sólo pasteles, sino también pastitas finas y merengues, se vieron en la necesidad de construir instalaciones adecuadas y formalizar sus operaciones bajo el nombre comercial de “Paula”. En 1994 Irma Lucía, su esposo y el resto de su familia deciden cambiar su residencia a la ciudad de Querétaro, reiniciando por su cuenta operaciones en esta ciudad, elaborando la misma línea de productos y otros más adecuados al gusto de la región. En abril de 1995 abren sus puertas bajo el nombre de “Antares” en la Avenida Constituyentes Oriente, donde instalan su taller y punto de venta. En abril de 1995, Irma y Alejandro fundan Antares en Querétaro estableciendo su primer taller de producción y punto de venta en Av. Constituyentes. Con mucho esfuerzo y paciencia, el matrimonio Haro Sandoval se dedicó a promocionar sus productos en oficinas, fábricas y diversos clientes potenciales, sabiendo que sus productos serían del gusto de todo aquél que los probara. Inmediatamente los pasteles de Antares fueron aceptados por la sociedad queretana, pues ofrecían alta calidad, sabor y el toque artesanal que hasta la fecha los ha distinguido. A mitad del año 1999 Antares abre su primera sucursal ubicada en Av. Hidalgo, en el Centro Histórico de la ciudad. Dicha apertura marcó un rápido crecimiento de la empresa y dio principio a 4 sucursales más en sólo 5 años. Pronto Antares tuvo que dejar sus instalaciones iniciales y mudarse a unas más grandes. La microempresa conformada por sólo 6 personas, había quedado en el pasado. Actualmente Antares cuenta con 6 tiendas en la ciudad de Querétaro, una en San Juan del Río, una en San Miguel de Allende y en Celaya, la conforman más de 123 empleados y continúa en desarrollo; la empresa sigue preocupándose por mantener la calidad que la ha distinguido desde su inicio y para ello se encuentra en un proceso de certificación bajo la norma ISO 9001 versión 2002, siempre con una visión de mejora continua en la que pueda aportar lo mejor a sus clientes internos y externos. Para un futuro no muy lejano, Antares se visualiza con oportunidades de conquistar nuevos mercados dentro y fuera de la ciudad de Querétaro, con el argumento de la alta calidad y excelente servicio que han sido la clave de su éxito.